“007: Operación Skyfall”: El Regreso de James Bond

Este artículo fue publicado originalmente en Geek and Chic el 1 de noviembre de 2012

¿Nombre?

– Bond…James Bond

La frase que uno espera en cada una de las entregas de Bond y que a 50 años de la primera película sigue sacando una sonrisa cómplice. Todos crecimos con esta saga y cada cual tiene su espía favorito. Para mi madre es y será por siempre Sean Connery, el modelo clásico y distinguido, para mi el Daniel Craig.

20130723-124246.jpg

Nunca me gustó Pierce Brosnan; mucho pelo engominado, mucha mirada seductora, todo bien con sus películas, Golden Eye es una joya que logró resucitar una franquicia que estaba cayendo en el olvido, pero siempre hubo algo que no me calzó. Por eso fui corriendo a comprar la entrada al cine cuando en el 2006 anunciaron al rubio Craig en el papel de hombre con licencia para matar.

En Casino Royale, Daniel Craig me ganó con la escena del Parkour, caí rendida ante la idea de un agente atlético, rudo y dispuesto a caer y levantarse, una y otra vez. De todos los Bond, el de Craig me parece el más humano; sangra, lo torturan, sufre por amor, se ensucia, toma más de la cuenta, lo apuesta todo, pierde, lo dan por muerto, quiere renunciar y vuelve a empezar.

Por esta y muchas razones más, es que, a pesar de las críticas de los reaccionarios de siempre que se negaban a cambiar a Brosnan, Daniel Craig tuvo tan excelente debut en “Casino Royale”, y si bien es justo reconocer que “Quantum of solace” fue una decepción con MAYÚSCULA, “Skyfall” lo redime y lo pone de frentón en la lista de las mejores películas del 007.

20130723-124401.jpg

“Skyfall” es la tercera entrega de Daniel Craig como James Bond y parte con la fuerza de un huracán, los créditos iniciales, con la música de Adele, adelantan lo que será una historia con ritmo de boxeador, buen guión, excelente villano y estilo propio.

Y acá lo que se escucha es: “Mendes, Sam Mendes”, el director, dueño de una estética propia, vuelca todo su talento en esta película entregándonos una fotografía invariablemente idílica y la sensación constante de austeridad que indica que ninguna escena está de más, que todo está perfectamente orquestado. “Operación Skyfall” vuelve a marcar el rumbo para la franquicia, haciéndonos sentir que volvemos al Bond clásico, pero que a la vez estamos en presencia de algo completamente nuevo.

“Skyfall” nos presenta a un Bond más viejo, que batalla contra el paso del tiempo para volver a su mejor forma, algo agotado de la vida de espía, pero aún sediento de adrenalina. James siempre será Bond; aún sin la ropa perfecta, maletines, tragos, automóviles, relojes y mujeres, lo lleva en la sangre, aún cuando pueda refugiarse en una playa solitaria a beber y desaparecer, su naturaleza lo obliga a desafiar los límites, en una pelea, con una mujer durmiendo en su pecho o con un alacrán en su mano.

Bond no quiere partir, su familia es MI6 y su corazón siempre estará defendiendo a Inglaterra. Una nueva amenaza lo trae de vuelta, hay un nuevo jefe en MI6, el mismo nombre, pero otra mano, una magistral “M” (Judi Dench), que pese a la abundancia de mujeres jóvenes y guapas parece ser la más cercana a su corazón, un nuevo armero, “Q” (Ben Whishaw), joven Geek de un poco más de 20 años y un villano de antología, “Silva”, interpretado por un platinado Javier Bardem.

20130723-124512.jpg

20130723-124544.jpg

Imposible no detenerse en Bardem, a quien parecen funcionarle de maravilla los villanos con pelos estrambóticos, un malo de la escuela del Joker, para el que la puesta en escena es tan importante como la tragedia y el caos que con ella busca provocar. Su aparición en Skyfall y su primer cara a cara con Craig es la mejor secuencia de toda la cinta. Javier Bardem, hilarante y estremecedor a la vez, se lleva gran parte de los aplausos y se acopla a la perfección con el lado más oscuro de Bond; el antihéroe, asesino cínico, autodestructivo, lleno de matices rudos y primitivos, que tan bien ha sabido interpretar Craig en esta vuelta.

20130723-124647.jpg

“Skyfall” trae toda la magia del agente 007 de vuelta, con escenas de acción imposibles que parecen sencillas a manos de un héroe a toda prueba, la mejor de Bond de la saga protagonizada por Craig y la mejor desde Golden Eye (lo dije y qué).

Dios salve a la reina y a James Bond, el hombre que cae de pie y se arregla las colleras antes de seguir corriendo tras su enemigo, que sangra y parece fastidiarse más con la mancha en su ropa que con el dolor de una bala en su pecho. APLAUSOS cerrados para él. Y considerando que el tiene licencia para matar, me permitiré una licencia de fan para dejarle un recado: “Oye Bond, quién fuera “Vesper” para romperte el corazón en mil pedacitos, TE PASASTE”.

PD: Para los fanáticos de la saga, un datito, atentos a la sorpresiva presentación de Miss Moneypenny.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s